¡Un poco de historia!

Desde pequeña he sentido curiosidad por los artesanos que veía en las plazas y mercadillos de los pueblos. Me quedaba observando cómo creaban algo tan bonito a partir de cualquier material y cuando volvía a casa me pasaba horas haciendo pulseras de hilos trenzados y trajes de baño para mis queridas muñecas, intentando sentirme una gran artesana…

Muchas años después, tras varios veranos recorriendo los mercadillos hippies de Ibiza, volvió aquel instinto que me llevó a dar rienda suelta a mi imaginación y empezar con mis propias creaciones para compartirlas con los demás, dedicando miles de horas pero disfrutándolas al 100%. Después de todo, mientras estaba lejos de Ibiza, no era fácil mantener durante tanto tiempo esa paz interior y serenidad necesaria para crear y estar inspirada.

La última parte de mi historia hasta la actualidad, se la debo al desinteresado apoyo de TUKY, un fiel amigo, que siempre a nuestro lado, compartió con nosotros muchos de esos maravillosos momentos y atardeceres… Un perro muy, pero muy guay, que desprendía el buen rollo y la misma energía que me transmite la maravillosa isla de Ibiza. Lo demás hasta hoy, ha sido y sigue siendo simplemente; mi manera de vivir.

Espero, ahora y siempre, que disfrutéis de cada creación mía que llevéis con vosotr@s, sabiendo que cada pieza es única y está hecha con la misma dedicación y el mismo cariño que ponía cuando lo hacía solo para mi...

Loreto.